Pepito a su padre: -¡Papá, papá, mira una helicóptera! -¡Es un helicóptero, Pepito, no una helicóptera! -corrige el padre. -¡Vaya vista papá! -exclama Pepito muy feliz-. ¡Eres capaz de distinguirlos desde aquí!