Era un tío algo cortito de mente que va a una tienda para comprar un crucifijo que le recomendó una monja. El dependiente le ofrece varios modelos y el tío cortito le dice: Bonitos si que son, pero ¿no tiene alguno de la marca INRI?