Al doctor Tilla lo despiertan a las tantas de la madrugada: -¿Sí? -Doctor, doctor... Venga enseguida, que mi hijo acaba de tragarse una rata. -¿A estas horas? Pues dígale a su hijo que ahora se trague un gato.