Moncho, el marido gruñón, le dice a su mujer, Remedios: -Voy a comprarle una bicicleta al niño, para que deje de hacer tonterías. -¿Y tú crees que con una bicicleta dejará de hacer tonterías? -No, pero las hará más lejos.