Un día entra una persona y le dice a su amigo: -Estoy preocupado. -¿Por qué? -Mi mujer me juró que no me volvería a hablar durante 30 días. -Pero eso no es tan grave. -Claro, que sí, es que hoy termina el plazo.