Unos recién casados van al hotel el Lunes y pasa el Martes, el Miércoles, el Jueves... y al final salen de la habitación. La mujer va toda satisfecha y el hombre sale con unas ojeres increíbles y tambaleándose. Van al restaurante del hotel y el camarero le pregunta a la mujer: -¿Qué va a pedir la señora? -Mi marido sabe lo que me gusta. Y dice el marido: -¿Pero antes me dejarás comer un poco, no?