En un juicio dice el fiscal: -Miren la mirada tuerta al acusado, su frente estrecha, sus ojos hundidos, su apariencia siniestra. Y el acusado interrumpe: -Pero bueno, ¿me van a juzgar por asesino o por feo?