Esto era un hombre que parecía un tanto raro y llevaba un loro justo en el hombro, como un pirata. Entonces se le acercó otro tipo y dice: -¿Perdone, el animal habla? A lo que el loro contesta: -No señor.