Esto era un campeonato de ajedrez, un torneo importante donde entre los mejores jugadores aparecía un gallego que tenía sus manías. Por una de ellas lo reconocían, ¿a que no saben cuál? Porque era el único que barajaba las piezas.