En la consulta con el psicólogo le dijeron que que tenía depresión y luego en una de las preguntas: -Imagina que te estás ahogando, justo en el medio del océano, ¿qué se te ocurriría hacer? -Pues llorar, llorar mucho para desahogarme.