-¡Joaquín!, ¿no te da vergüenza? ¡Te has comido todos los churros y no has dejado nada para tu hermana. -Claro que sí mamá, me los comí por eso, pensaba que podía llegar de un momento a otro.