La abuela está pasando unos días en casa de su nieta. -¡Ahora papá ya podrá hacer su número! -grita la niña muy contenta. -¿Qué número? -pregunta la abuela. -Papá dijo que si te quedabas una semana se subiría por las paredes.