Un niño entra en una juguetería, coge un osito de peluche muy grande y se dirige a la caja para pagar con un billete del Monopoly. -Niño, ¿no ves que el billete no es de verdad? -Ya, pero el osito tampoco lo es.