Una mujer le dice a su marido: -Fíjate en José, nuestro vecino; siempre que entra o sale de casa le da un beso a su esposa. ¿Podrías hacerlo tú también? -Como quieras, pero no sé si a José le hará mucha gracia.