Era un fantasma tan pobre que tenía que dormir sin sábana