Un cliente llama al camarero y le dice, indignado: -¡Camarero, llevo una hora tratando de cortar este bistec! Y el camarero le responde: -Señor, por eso no se preocupe, ¡este restaurante no cierra hasta medianoche!