La madre de Ricardito le pregunta cómo le ha ido el examen de historia, y él responde: -Huy, mamá, creo que el profesor se ha quedado muy impresionado. -¿Ah sí? ¿Por qué? -Porque cada vez que yo respondía, él alzaba la vista al cielo y decía: Increíble.