Un señor le cuenta a su amigo: -Como mi perro era muy fiero, decidí internarlo un mes entero en una escuela de adiestramiento. -¿Y ha funcionado? -¡Ya lo creo que ha funcionado! Ahora, antes de morder a alguien... ¡se pone una servilleta!