La profesora está muy enfadada porque Pepito no responde a ninguna de sus preguntas. Al fin, le dice: -Pepito, ¿es que no eres capaz de decir ni una sola cosa? -Pues claro que soy capaz: ¡Ni una sola cosa!