Andresito le dice a su padre: ¡Papito, eres un cocinero increíble! Y él le pregunta, entusiasmado: -¿De verdad? -¡Ya lo creo, por ejemplo, sabes asar la carne de tres modos distintos: medio cruda, medio asada y medio quemada!