La maestra, desesperada, grita: -¡Estáis armando demasiado escándalo! ¿Cómo queréis que dé clase en este estado? Y Pepito le responde: -Señorita, entonces ¿por qué no se saca el pasaporte y se va a dar clases... a otro estado?