La tía de Jaimito lo está regañando: -Estoy realmente enfadada contigo, sobrino. ¡Yo, a tu edad, no decía mentiras! -¿Ah, no? -responde Jaimito con impertinencia-. ¿Y a qué edad empezaste, tía?