En la frontera, un aduanero muy quisquilloso le indica a un camión frigorífico que se detenga. Le pregunta al transportista: -¿Qué mercancía transporta? El transportista responde: -¡Ostras! -Hummm, tendrá que comprobarlo... ¡Ábralas todas!