Un tipo muy avaro oye que llaman a la puerta. Una señora dice: -¡Buenos días, estamos haciendo una colecta para la nueva piscina del vecindario! -Ah, yo también quiero contribuir. ¡Espere un momento, que le traeré un cubo de agua lleno a rebosar.