Un tipo llega al hospital en una ambulancia. El médico le pregunta: -¿Le duele si le toco aquí? -No. -¿Y si le toco aquí? -No. -¿Y le toco aquí? -Tampoco. -¿Y en este otro punto? -No noto nada. -Pero ¿cómo es posible? -¡A lo mejor es porque usted me está tocando la pierna derecha y yo me he roto la izquierda!