Un rebaño de ovejas está paciendo en un prado cuando de pronto se pone a llover. El pastor reacciona de inmediato y ordena a su hijo: -¡Lleva las ovejas al establo, rápido, que la lana se encoge con el agua!