Dos moscas se encuentran cerca de una ventana, y una le dice a la otra: -¡Mira que son raros los humanos! -¿A qué te refieres? -le pregunta su compañera. -¡Con los techos tan bonitos que construyen, y se pasan el día caminando por el suelo!