-¡A ver, Rodolfo, no has de chupar el dorso de los sellos, es my antihigiénico y podrías contraer alguna enfermedad grave! Rodolfo, que no está de acuerdo, le responde: -¡Lo que tú digas, Antonio, pero si chupo la parte de delante, no se pegan!