Un hombre entra en una ferretería. -¡Rápido, deme una trampa para ratas! ¡Dese prisa que he de coger el tren! El dependiente sacude la cabeza y le dice: -¡Lo siento, señor, pero esta trampa no creo que le sirva para atrapar trenes!