Era una rubia que llega al casino por primera vez y lo primero que ve es una máquina de coca-cola donde un señor pone una moneda de un euro, recoge la lata y se va. La rubia saca un euro, mete la moneda y recoge otra lata. Mete otro euro y saca otra. Y así hasta que se forma cola y uno le dice: -¡Bueno rubia! ¿Lo dejas ya o que? -¡Dejarlo! ! Pero si estoy ganando!