En plena misa, un tipo se notaba muy molesto con la gente que tenía cerca, especialmente con 2 niños que no paraban de hacer ruido y moverse. Se le oía murmurar al tipo: -Señor, dame paciencia... ¡Pero dámela ya joder!.