Esto era un tipo que llega a su nuevo destino para el trabajo, un pueblo de León un tanto aislado, y como era aficionado al fútbol se fue a ver al campo a ver equipo local. Para su sorpresa, todos los asistentes iban con escopeta. Sorprendido le preguntó a uno. -¿Y las escopetas? -Nos viene bien para celebrar los goles. Cada vez que marcan los nuestros pegamos un tiro al aire. -¿Y si marcan los visitantes? -De momento nunca ha pasado.


Libro de chistes en Amazon