Estaban dos ovejitas jugando al fútbol, a pases con la pelota. No lo hacían mal, y hasta pasaban al pie, pero de pronto y tras varios tiros malos una lanzó la pelota lejos de la otra y esta dijo: -Beeee -Beeee tú.