Ua señora va al sastre para que le tome las medidas de una americana. El sastre le dice: -¡Fíjese, qué maravilla! ¡Le sienta como un guante! -¡Pero si las mangas me llegan a los dedos! -¡Exacto, es lo que yo le decía!