En el parvulario, un niño tímido se encuentra con una niña tímida. Ambos se ignoran pero, al cabo de un rato, ser miran y la niña se atreve a darle conversación. -Me llamo María, ¿y tú? El niño se ruboriza y le responde: -¡Pues yo no!