El director de un colegio llama a un niño: -Escúchame atentamente, Óscar: acabo de descubrir algo asombroso. ¿Sabías que los muertos resucitan? -¿Ah sí, señor director? -le responde Óscar, muy sorprendido. -Ya lo creo, chaval: ayer me dijiste que no habías venido al colegio porque estuviste en el entierro de tu abuela... ¡y esta mañana me la he encontrado en la pastelería!