Un loco va al médico. Lleva la ropa desgarrada. El médico le pregunta: -¿Qué, aún sigue pensando que es un hueso? -No, qué va, ahora ya sé que soy un hombre. ¡El problema es que su perro aún no lo ha entendido!