Un cliente se queja al camarero: -¡Camarero, camarerooo! ¡Hay una mosca en mi sopa! ¡Exijo que me la cambie inmediatamente! El camarero se vuelve hacia la cocina y grita: -¡Oído cocina, otra mosca para el señor!