Un cliente se queja al camarero: -Si no me traen algo enseguida, se me irá el apetito... Y el camarero le responde: -Ah, si es por eso, no se preocupe: ¡en nuestro restaurante seguirá teniendo hambre incluso después de haber comido!