La profesora le pregunta al alumno: -¿Sabrías decirme el nombre de un animal que viva en América Latina? -¡La llama! -responde el niño sin pensárselo. -¡Muy bien! ¿Y otro animal que viva en la misma zona? -¡Otra llama!