Una tarde, un comerciante va a Londres por primera vez, y le gusta tanto que decide quedarse a pasar unas vacaciones. Telegrafía a su socio: "Reúnete conmigo para un alegre fin de semana. Trae a mi mujer y a tu amante." El socio le telegrafía como respuesta: "Vamos en seguida... Pero ¿desde cuándo sabes tú lo nuestro?"