El tío Hector hace unos comentarios bastante humillantes sobre su pobre mujer, la tía Ofelia, y una señora comenta: -Si mi marido dijese de mí esas cosas en público, ¡le aseguro que se la cortaría! Tía Ofelia responde: -¡Pues yo no: me sirve a mí más que a él!