Un señor va a la Agencia Tributaria y se echa a llorar. -¡Apiádese de mí, tengo diez bocas que alimentar! El funcionario de Hacienda le replica: -Hummm... pues a mí aquí me sale que usted solo tiene esposa y un hijo... -Es verdad, esposa... un hijo... más un perro... dos gatos... un hámster... ¡¡¡y cuatro peces de colores!!!