Un hombre va por la calle y se encuentra a otro que está dándole martillazos a un reloj. Intrigado, le pregunta: -¿Qué hace golpeando este reloj? Y el otro le responde: -Pues ya ve, aquí, ¡matando el tiempo!