Un niño se levanta a media noche para ir a hacer pipí, y se encuentra a su padre ante el espejo del pasillo, con los ojos cerrados. -Papi, ¿qué haces aquí con los ojos cerrados? -¡Verás, es que quería sabe qué cara hago cuando duermo!